CORREGIDO - FONASA DE PRESTADORES DE SERVICIOS PERSONALES INDEPENDIENTES

Los profesionales universitarios y demás prestadores de servicios personales fuera de la relación de dependenciapasan a estar amparados por el FONASA, y por ende deben aportar al mismo, a partir del 1º de julio de 2011. Esto es consecuencia de la ley 18.211 de 05/12/2007 y de la ley 18.731 de 07/01/2011; acaba de trascender la reglamentación de esta última, lo cual permite aclarar o reafirmar algunos aspectos de la aportación antedicha. Por razones de brevedad, esta nota no refiere a las situaciones propias de los profesionales escribanos ni a la usualmente vinculada situación de los titulares de empresas unipersonales.

 El aporte anual -de hecho semestral el año 2011- al FONASA está limitado al equivalente del 125% del costo promedio equivalente para el SNIS por beneficiario amparado, es decir computando al aportante y a cada persona a la cual el aportante atribuya los beneficios del SNIS. Este costo promedio ha sido fijado en $ 1.348,23 mensualesa enero de 2011, valor que se reajustará en las mismas oportunidades que determine el Poder Ejecutivo para las cuotas salud. De no ocurrir ningún reajuste, el aporte máximo por beneficiario correspondiente al segundo semestre de 2011 será entonces $ 10.111 o $ 10.112.En el caso de los hijos que resulten al mismo tiempo beneficiarios del SNIS por atribución de dos personas, en el caso más típico sus dos progenitores, el costo indicado se repartirá en partes iguales entre ambos atribuidores; o lo que es lo mismo, cada uno de estos hijos computa como medio beneficiario.

 

De este modo se determina el aporte anual máximo del contribuyente, el cual se compara con el total de sus efectivos aportes al FONASA. Si el segundo monto es superior, la diferencia le será devuelta en el correr del año siguiente; si por el contrario el primer monto es superior, el contribuyente no tendrá que pagar la diferencia. El precitado total de aportes efectivos al FONASA es la suma de los aportes personales al mismo realizados durante el año civil -incluso en el año 2011- como trabajador dependiente, como propietario de empresa unipersonaly como prestador de servicios personales fuera de la relación de dependencia; cuanto sigue refiere particularmente a los anticiposa realizar en esta última condición.

 

El monto imponible de los anticipos de los prestadores independientes que tributan IRPF es el 70% de los ingresosmensuales correspondientes a servicios personales prestados fuera de la relación de dependencia, mientras que las de aquellos que tributan IRAE es que el surge de aplicar a los ingresos mensuales gravados la relación entre la renta neta fiscal y los ingresos gravados del ejercicio anterior. En el segundo caso, en el primer ejercicio gravado por IRAE se aplicará una alícuota ficta del 48%, y -en general- se utilizará la relación previa disponible mientras no se determine la relación del último ejercicio y no haya vencido el plazo para presentar la correspondientedeclaración jurada.

 

También integran los ingresos a considerar, cualquiera sea el impuesto a la renta que tribute el contribuyente, los correspondientes a las entidades en régimen de atribución de rentas (ERAR). Las ERAR que efectivamente atribuyen rentas atribuirán mensualmente sus ingresos a los socios con los mismos criterios que atribuyen rentas.Las ERAR que optan por IRAE atribuirán directamente monto imponible calculado mensualmente por el procedimiento indicado para los contribuyentes del FONASA. No es en principio el aspecto mejor redactado del decreto reglamentario, pero -tal como acaba de decirse- parece interpretarse que unas ERAR atribuirán ingresos y otras directamente monto imponible; en ningún caso atribuyen rentas calculadas como, a efectos del IRPF, hacen las ERAR del primer grupo.

 

El anticipo se calcula en principio aplicando al monto imponible establecido de acuerdo a los dos párrafos anteriores el porcentaje usualmente correspondientede aportación personal al FONASA, es decir -según el caso-4.5%, 6%, 6.5% u 8%. Se trata, como en los casos usuales, de un piso del 4.5% al que se agrega un 1.5% si existen hijos a los que se atribuyen beneficios yotro 2% si existe cónyuge o concubino al que se atribuye beneficios. No se aplica ningún porcentaje de aportación patronal.

 

Los aportantes que sólo perciban ingresos provenientes de la prestación de servicios personales fuera de la relación de dependencia estarán sujetos a un anticipo mensual mínimo equivalente al 100% del costo promedio mencionado más arriba, actualmente $ 1.348, incluso en los meses que no obtengan ingresos. Cabe comentar que esta disposición protege a quienes obtienen magros ingresos cuando parte de los mismos no provienen de la prestación de servicios personales fuera de la relación de dependencia, pero no cuando todos dichos magros ingresos tienen tal origen y promedian más de 2.5 BPC mensuales. [FE DE ERRATA: donde ahora dice 100% y $ 1.348, originalmente fue erróneamente publicado como 125% y $ 1.385]

 

Se reconoce explícitamente el derecho de todo contribuyente a suspender los anticipos una vez que su aportaciónacumulada del período, incluyendo todas las que eventualmente realice, alcance el aporte anual máximo que concretamente le corresponda. Esto relativiza el procedimiento de devolución de las aportaciones y permite limitar los anticipos de cualquier contribuyentecon significativos ingresos independientes. Desdeya que esto no evita la eventual concentración de anticipos en los primeros meses de cada período ni la eventual generación de devoluciones cuando no sólo se obtienen ingresos independientes.

 

La reglamentación trascendida abarca otros aspectos que aquí no se analizan, aunque todavía no resuelve algunosaspectos, en particular los vinculados a la operativa concreta del pago de los anticipos.

 

Información adicional